jueves, 10 de abril de 2008

La bienvenida


Empezando el devenir por estos sitios, me pregunto cómo será la bienvenida, las hay con mucho fervor, con poca expectativa, a fuerza, con flojera, por sorpresa... y más.


La bienvenida más importante en mis largos veintitantos años de vida ha sido ni más ni menos, la que le dí a mi hija, quien me sonrió desde las primeras horas que pasamos juntas, no puedo decir que salté de gusto porque después de una cesárea con anestesia general es muy difícil, tampoco describir todo lo que sentí, pues se conjugaron diversas emociones: sorpresa de haber dado vida, de conocer el rostro de mi hija, ternura, miedo a no ser lo suficientemente buena, empezó a caerme el veinte de que ya era madre, mucha felicidad de que todo haya salido bien.


Todavía llego a pensar ¿a poco yo pasé todo eso?


Ahora ella me da las mejores bienvenidas a casa y cada mañana con una sinceridad inigualable, que me hace sentir muuuuuy bien.


Así sean bienvenidos a este espacio donde espero encuentren cosas gratas y alternativas. Buenas recetas y mmm... lo que se me vaya atravesando.

4 comentarios:

Martín dijo...

VIENTOS, ESPERO QUE LAS RECETAS SEAN DECENTES O COMO DIJISTE ALGUNA VEZ, POR LO MENOS QUE ESTÉN APROBADAS POR SALUBRIDAD.

UN ABRAZO.

Rodolfo dijo...

quien te viera haciendo algo asi, no que no tenias tiempo?
te pasas de.... veras
como siq¿gue asi, hachale ganas
cosa y haber cuando hablas a casa
Rd.

Rodolfo dijo...

perodona que saliera asi esque estornude ja

copal dijo...

no pues tienes mucha razon eres excelente mami. Y la verdad es que pues te sopla la mejor de las comadres (jijijijjiii)